El cuidado de la piel de los pequeños

El cuidado de la piel de los pequeños

En Buenos Aires Skin nos ocupamos de la piel en las primeras etapas de la vida. Enseñamos a las mamás a cuidar la delicada piel de los recién nacidos y brindamos tratamiento a los problemas que se presentan con mayor frecuencia en esta etapa: descamación, dermatitis seborreica, manchas de nacimiento, problemas en relación al cordón umbilical, etc. Sabemos que cada niño es único y que los problemas de piel pueden afectar su calidad de vida y su crecimiento de muchas formas que no siempre dependen de la gravedad del problema, por eso nos preocupamos por ofrecer a cada familia las soluciones y la contención que necesitan.

Sabemos que en la infancia se deben considerar cuidadosamente los riesgos y los beneficios a la hora de indicar medicamentos u otras terapéuticas ya que los niños son especialmente sensibles. Estamos preparados para atender las enfermedades de la piel infantil en todas las etapas del crecimiento con la más alta calidad médica y humana. Creemos que la prevención es clave en las enfermedades de la piel y, que cuanto antes comencemos, mejor.

Dermatitis atópica: es la enfermedad de la piel más frecuente en la infancia. La piel se encuentra seca, áspera, enrojecida y pica mucho. Las zonas más afectadas en los niños son los pliegues (cuello, pliegue del codo y detrás de las rodillas), muñecas, tobillos, alrededor de la boca y de los ojos. Muchos pacientes también tienen rinitis alérgica o asma o antecedentes familiares de las mismas. La mayoría de los casos se curan solos antes de llegar a la adolescencia. Mientras tanto, el tratamiento consiste en mantener la piel humectada, reemplazar el jabón por limpiadores más suaves y tratar los episodios de empeoramiento con cremas medicadas y las infecciones con antibióticos. En los casos graves, se usan medicamentos por boca. El apoyo psicológico es importante cuando la enfermedad altera de forma importante la calidad de vida del niño y la de su familia.

Dermatitis del pañal: aparece como un enrojecimiento de la piel en el área cubierta por el pañal y suele deberse a la irritación de la orina o la materia fecal. Se previene y mejora cambiando el pañal en forma frecuente y usando sustancias suaves como el óleo calcáreo para la higiene de la zona. Las pastas de óxido de zinc ayudan a prevenir la dermatitis del pañal, ya que forman una barrera protectora entre la piel y el pañal. Cuando aparecen pequeñas pústulas o se afectan los surcos, debe sospecharse una sobreinfección por un hongo como la cándida. En estos casos, se aplican cremas con antimicóticos.

Impétigo: es una infección muy frecuente que afecta la capa más superficial de la piel. Puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, siendo la cara la localización más común. La piel afectada es de color rosado y está cubierta por una costra color miel. La infección se disemina rápidamente mediante las propias manos (autoinoculación). Es raro que produzca fiebre. Cuando hay pocas lesiones se utilizan cremas con antibióticos, mientras que los medicamentos por boca se reservan para los casos más extendidos.

Molusco contagioso: son pequeños granitos de color piel o levemente rosados causados por un virus. Los moluscos contagiosos pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo; son más frecuentes en niños con dermatitis atópica, pero cualquier niño puede tenerlos. En algunos casos, los moluscos contagiosos se van solos después de meses o años. Sin embargo, pueden ser muy numerosos, ubicarse en lugares incómodos, infectarse por el rascado o ser el motivo para impedirles ingresar a las piletas. Por estas razones, se aconseja sacarlos aún cuando sean pocos. El médico dermatólogo los extrae de forma sencilla usando una pequeña espátula o cuchara llamada cureta y usando una crema anestésica para evitar molestias.